martes, 29 de noviembre de 2005

Preparación

Me preparo para recibir
otra noche en el bosque.
Una tarde partí de mi pueblo,
para reencontrarme.


Me preparo para recibir
otra noche en el bosque.

Allí estaré,
escuchando los fantásticos grillos.

Disfrutando del reposo ancestral,
que propone el movimiento

de las copas de los pinos.

Volveré cuando recupere
la luz de mi corazón,
perdida en inútiles batallas.


Estaré allí meditando,
junto a los murmullos de la naturaleza.


Esperando que los duendes,
me devuelvan la esperanza.


Y las hadas me depositen en tu cama…

MentesSueltas

sábado, 26 de noviembre de 2005

Así como el árbol se fertiliza con sus hojas secas que caen y crece por sus propios medios, el hombre se engrandece con todas sus esperanzas destruidas y con todos sus cariños deshechos.

F. William Robertson.

jueves, 24 de noviembre de 2005

La espera

Llevo un graffiti en mi corazón,
grabado con sed acumulada
y placeres vencidos.

Llevo un recuerdo tatuado
en lo profundo de mi piel,
tan oculto, como mis ojos.

Llevo la pesada mochila
Con dolor y rencor,
con pesas ajenas y propias.

Sigo en el camino.
Suelto el aire viciado,
respiro profundo,
pienso en azul y descanso.

El sendero imaginario,
es mi obsesión.
Allí estaré,
hasta el instante mágico,
en que decida,
invadir tu castillo.


MentesSueltas

lunes, 21 de noviembre de 2005

El Bambú Japonés


No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego constante. También es obvio que quien cultiva la tierra no se para impaciente frente a la semilla sembrada y grita con todas sus fuerzas: "¡Crece, maldita seas!"

Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo trasforma en no apto para impacientes: Siembras la semilla, la abonas, y te ocupas de regarla constantemente.

Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto, que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles.

Sin embargo, durante el séptimo año, en un periodo de solo seis semanas la planta de bambú crece ¡mas de 30 metros!

¿Tardó sólo seis semanas crecer?
No. La verdad es que se tomo siete años y seis semanas en desarrollarse.

Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después de siete años.


Sin embargo, en la vida cotidiana muchas personas tratan de encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados, sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que este requiere tiempo.

Quizás por la misma impaciencia, muchos de aquellos que aspiran a resultados en corto plazo, abandonan súbitamente justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta.

Es tarea difícil convencer al impaciente que sólo llegan al éxito aquellos que luchan en forma perseverante y saben esperar el momento adecuado.


De igual manera, es necesario entender que en muchas ocasiones estaremos frente a situaciones en las que creeremos que nada está sucediendo. Y ésto puede ser extremadamente frustrante.

En esos momentos (que todos tenemos), recordar el ciclo de maduración del bambú japonés, y aceptar que -en tanto no bajemos los brazos, ni abandonemos por no "ver" el resultado que esperamos-, si está sucediendo algo dentro nuestro: estamos creciendo, madurando.

Quienes no se dan por vencidos, van gradual e imperceptiblemente creando los hábitos y el temple que les permitirá sostener el éxito cuando este al fin se materialice.

"El triunfo no es mas que un proceso que lleva tiempo y dedicación. Un proceso que exige aprender nuevos hábitos y nos obliga a descartar otros. Un proceso que exige cambios, acción y formidables dotes de paciencia".


Cuento tradicional Japonés

sábado, 19 de noviembre de 2005

viernes, 18 de noviembre de 2005

El Bosque

El bosque, los helechos y la noche.
Bruma, sonidos y lamentos lejanos.

Allí estoy, desafiando mis temores infantiles,
Para disfrutar de un placer adulto.


MentesSueltas.

miércoles, 16 de noviembre de 2005

Funeral

Preparados para la vida eterna,
dispuestos al transito sensorial.
A dar el último paso terrenal.

Preparados para cruzar la frontera
de los sueños,
la línea invisible.

La divina geometría.
Allí están, quietos, sordos y aturdidos.
En trance.

lunes, 14 de noviembre de 2005

Danza con mujeres

Música y ciudad.
Ciudad de Buenos Aires.

Empedrado e historia.
Noche, farol y quietud.

A lo lejos, un tango,
contacto, roce y aromas.

Mujer, piernas y cadera.
Tu cintura y mis latidos.

Nuestros labios.
Necesidad, ganas y danza…

Tango, el ritmo de nuestra pasión.

Algo sencillo.

Nos quejamos de la complejidad de la vida moderna,
Pero no hacemos ciertas cosas que están a nuestro alcance.
Cosas cotidianas, simples, elementales.

Nos encriptamos en mensajes extraños, ajenos y lejanos.
Leemos culturas que no nos pertenecen,
Escuchamos temas e historias, de las cuales no formamos parte.

La respuesta está ahí, al alcance la mano, de los ojos.


Cuanto hace que:
No nos sentamos en un banco de la plaza, a ver la plaza...
A mirar las vueltas de los pájaros, las flores de los árboles,
La inquietante caída de una hoja del Jacaranda.

La misteriosa presencia de un linyera,
Los gemelos de esa morocha alucinante.
Los ojos de esa polaca de 80 años.

Cosas simples, sencillas, espontáneas,
que están a nuestro alcance.
Que somos dueños, sin pedir permiso.
Cuanto tiempo pasó desde la última vez que ayudamos a cruzar la calle.
¿Nos reunimos con amigos, profundamente?
Agradecemos lo que tenemos, sin importar cuanto tenemos.

Cosas elementales, rusticas que están allí, frente a nosotros
Y por cercanas, a veces despreciadas.

Besar a nuestra esposa, nuestro novio, nuestro hijo,
Decirle te quiero y sentirlo.
Bailar, gozar este juego que es la vida.

Abrazar el árbol aquel,
Tocar su corteza,
que tiene 90 años.
Vibrar con su energía, del fondo de la tierra.

Caminar por los adoquines de San Telmo-
E imaginar los carruajes antiguos,
Los pasos de Gardel, de Borges,
de algún guapo perdido.

Pararnos en Esmeralda y Corrientes
y sentir el hechizo de su historia.
Pasear un Domingo a la mañana, por Plaza de Mayo.

Detenerse a contemplar el edificio europeo.
Viajar en colectivo,
Admirando la vida por las ventanillas.

En fin... cosas sencillas,
El café, el pool, el metegol,
Los amigos, una picada,
Varias cervezas, nuestra música (la que nos guste)

Alejar la violencia de nuestras vidas.

Pensar en la vida,
estar enamorados.
Y si estamos solos,
saber que estamos esperando nuestra oportunidad.

Gracias, quería compartir cosas simples.

MentesSueltas

miércoles, 9 de noviembre de 2005

Mujer Chocolate


Tu dulzura, la perdición,
El momento mágico, la energía,
tu presencia, mi cuerpo
Nuestros sabores.

Abrirnos a las sensaciones,
dejarnos caer en la tasa mágica.

Mujer Chocolate,
un momento exquisito...
Una adicción incontrolable.
No puedo olvidar tu aroma,
Cada vez, cada atardecer,
Cada minuto.

MentesSueltas.

Escaleras al cielo


Hay una dama quien asegura que todo lo que brilla es oro
Y está comprando una escalera al cielo.

Y cuando ella llega allí sabe si las tiendas están cerradas
Con una palabra ella puede obtener lo que vino a buscar.

Y está comprando una escalera al cielo.

Hay una señal en la pared pero ella quiere estar segura,
sabes que a veces las palabras tienen dos significados.

martes, 8 de noviembre de 2005

Una reflexión más...

Hay quien ha venido al mundo para enamorarse de una sola mujer y consecuentemente, no es probable que tropiece con ella.

José Ortega y Gasset

domingo, 6 de noviembre de 2005

El amor, amante...

Si conozco el amor, es por tu culpa. (Herman Hesse)

En un beso sabrás todo lo que he callado. (Pablo Neruda)

El amor puede ser un pasatiempo y una tragedia. (Isadora Duncan)

Hay dos cosas que el hombre no puede ocultar: que está borracho y que está enamorado. (Antífanes)

La lengua del amor esta en los ojos. (Jhon P. Fletcher)

Lo que el amor hace, él mismo lo excusa. (Moliere)

Nadie tiene dominio sobre el amor, pero el amor domina todas las cosas. (La Fontaine)

Nuestros caminos se separaron, sin odio ni rencor pero como quieres que te llame amiga, si un día te dije amor. (Anónimo)

¿Qué es el Amor?

...

1 - Palabra de cuatro letras, dos vocales, dos consonantes y dos idiotas.

2 - Amar, es el amor.

3 - Amar, es de a dos, siempre?

4 - ¿Hace daño?

5 - Intervine la mente, el cuerpo, el aura, ¿nos amamos completamente...?

6 - ¿Dependencia?