martes, 12 de enero de 2010

Murallas invisibles


Y cuando es de noche, siempre,
una tribu de palabras mutiladas
busca asilo en mi garganta
para que no canten ellos,
los funestos, los dueños del silencio.

Alejandra Pizarnik
Anillos de Ceniza

Pájaros, vuelan tímidos desde los rincones de mis espejos.
Vientos anónimos, revuelven el horror del sepia
y los cantos nocturnos.

Destrucción de sueños y vidas pasadas.
Negras pesadillas, recorren mis huesos.


Seré libre,
Cuando las alas se quiebren
En el último vuelo.

Cuando todo sea horizonte y mar.

MentesSueltas

viernes, 1 de enero de 2010

y simplemente escribo...


El farol despliega su luz adormecida,

irrita mis ojos.


Las voces anónimas, no se rinden.

Asechan desde el pasado,

me recuerdan sangre,

sufrimiento y gritos perdidos.





Ocultos los muñecos, los gestos.

Sólo quedan las caretas vencidas.

Esa temible sensación de saber la respuesta,

de antes de nacer la pregunta.

De entender lo que otros ocultan.






Un farol ilumina la desprolijidad de mis letras ateas.


Se acorta la distancia entre mis venas y mis trazos.

Fluyen mis dedos indicados,

guiados por el Sr. del abismo.

El amo de mis manos,

de mi sangre, de la inexistente realidad.

El observador de mis versos y verdades.




Te amare a pesar de todo. A pesar de estas letras que gotean la llovizna de la soledad y la humedad de mis venas.

MentesSueltas