sábado, 17 de septiembre de 2005

Represión del deseo

Represión del deseo.
Los cinco colores ciegan la vista del hombre.
Los cinco sonidos ensordecen el oído del hombre.
Los cinco sabores dañan el paladar del hombre.
La caza vuelve feroz la mente del hombre.
Las cosas difíciles de obtener lo vuelven cruel.
Luego el sabio alimenta su vida interior y no sus sentidos.
Excluye lo uno y persiste en lo primero.

5 comentarios:

Perséfone dijo...

Mucha sabiduría en tus letras.
Los días y sus estímulos externos nos hacen perdernos de nosotros mismos, entonces nos volvemos ciegos, sordos y carentes de amor.

Abrazos muchos!

Azul dijo...

Letras siempre llenas de claridad de amor...de realidad.

Bikos y buen fin de semana!!

Tsunami dijo...

Aun asi a veces, caemos en picado...

Un abrazo.

Jone de Euskadi dijo...

En un rincón de Euskadi hay una mente suelta que busca que alguien me ubique por un instante.
Todo el mundo, todos los psicólogos dicen:orientación y ubicación espacio-temporal.
La única base para sostener que no estoy de acuerdo es que por ejemplo yo me ubico muy bien temporalmente y fatalmente en el espacio.¿tengo mente bipolar ( que no trstorno bipolar) o os pasa a más gente lo mismo?
¿tengo algún tipo de trastorno o os pasa éso a más gente?

estenoesminombre dijo...

Poco frecuente en mi, pero de cuando en cuando hago esto de ir dónde las raíces para entender mejor el devenir del presente.

Más que un devolverle la visita es entrar en sus letras e investirme de ellas, escucharlas.

Tal vez despojado de ciertos aspectos esenciales para con los otros hacer de cada lectura una visión única.

Lo que no acabo de comprender es cómo un sabio no alimenta sus sentidos. Sería un poco como no nutrirse de la naturaleza siendo pare de ella.

Persistiré en ello. La clave creo también está en el cinco.

Un abrazo, MentesSueltas.