miércoles, 27 de agosto de 2014

Diez años antes



Se esparcen las cenizas
azules
De mis manos viento.
De mis ojos agua.
De mis viseras aladas.



Se esparcen las cenizas
celestes
de mi memoria actual.
De mis pecas pasadas.
De mis manos hambrientas.


Vuelan, recorren mis arterias.
Fluyen cristales rojos
de manos abandonadas.
De pies quietos
sobre la espera.

MentesSueltas

3 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Poesía de la buena para reconfortar el ánimo.

Gracias.

Rembrandt dijo...

Querido Poeta ud posee el don maravilloso de expresar en palabras los más profundos sentimientos, cada uno de sus versos llegan al alma. Agradecida siempre por ello.

Abrazos amigo mío.
REM

Grisselda Serrano dijo...

me encanta la musicalidad de este poema...

Saludos!