jueves, 24 de noviembre de 2005

La espera

Llevo un graffiti en mi corazón,
grabado con sed acumulada
y placeres vencidos.

Llevo un recuerdo tatuado
en lo profundo de mi piel,
tan oculto, como mis ojos.

Llevo la pesada mochila
Con dolor y rencor,
con pesas ajenas y propias.

Sigo en el camino.
Suelto el aire viciado,
respiro profundo,
pienso en azul y descanso.

El sendero imaginario,
es mi obsesión.
Allí estaré,
hasta el instante mágico,
en que decida,
invadir tu castillo.


MentesSueltas

7 comentarios:

Karl Andrews dijo...

Y yo llevo un graffitti en el alma, que no hay suficientes capas de pintura para ocultarlo, pero cuando lo lees no tiene sentido, solo cuando lo sientes...

Bello poema!

Besos
Karl

MentesSueltas dijo...

Karl, te incluí en mis links, para mi es un placer leer tus comentarios. Desde ya agradezco muchísimo la lectura de mi blog.
Un abrazo.
MentesSueltas.

T a n g e r i n e* dijo...

muy hermoso poema

Lunarroja dijo...

Esperar es el verbo de la esperanza.
Es un buen ejercicio... aunque a veces duela.
Bonito.

antona dijo...

Para mi es un honor que me pongas un link,yo no te pregunte snif snif,Por otra poarte si algun dia necesitas alguna foto mia,sabes donde encontrarlas son tuyas
salu2 y gracias

Anónimo dijo...

Very cool design! Useful information. Go on! Valtrex and kidneys Bmw i drive

Tu.incondicional dijo...

El sendero imaginario es mi obsesión.

Pienso en azul...


Pinceladas de tu hoy...