sábado, 9 de julio de 2011

Dolor, del feo... "Hasta siempre, Facundo"




Tuve la fortuna de conocerlo personalmente y hablar con él. Le regalé este homenaje, siempre me conmovió la posibilidad que lo lea... hoy, tan triste le dedico nuevamente estas letras.

Hasta siempre, Facundo.



Gracias Facundo, por ayudarme a recuperar el aroma del orégano que me recuerda a mi abuela, por sobre el estruendo de la munición.

El color del arroyo y el vuelo de la gaviota, cuando un niño sufre. Por recordarnos que debemos disfrutar el delicioso silencio del bosque, pues el hombre aún no llegó con su esquizofrenia y el colibrí no tiene hambre.

Por restaurar el color perdido en el barro de las batallas y entender que las flores cubrirán las tumbas, para reafirmar que la vida sigue.

Por intentar reconquistar la sal del mar en nuestros labios y el viento frío que nos queda suspendido de un hilo en el pecho. Y la mujer de cualquier pueblo que canta, pues es libre cuando elige las verduras.

Gracias Facundo por recordarnos, que nos debe molestar el hambre de los abuelos y el lujo del vaticano.

Gracias por enseñarme que existen las piedras en los caminos de un pueblo español que no conozco, la alegría de los mejicanos, la tenacidad de los aldeanos del desierto, la hospitalidad de los hindúes y la amabilidad que significa compartir el vino. Por hacerme pensar en el sonido de una guitarra, en los patios de Andalucía, en la serenidad de los orientales y el calor que nos bendice en el verano.

La tenaz alegría de una canción de amor, por el humor, por reivindicar el aroma al eucalipto y el canto del zorzal.

Gracias por resaltar la fragancia del limonero, mientras la luna refleja nuestra infancia en el patio de la casa paterna. La sencillez de las cosas que nos hacen bien. El amor,las risas, la mano de un hijo. Sabiendo que esa, es otra mano, es otra vida, que nosotros sólo le abrimos el sendero de la vida a sus propios caminos.

Por decirnos, que joder y poder son muy similares.

Aquí Facundo tú dirías
"La vida es una fiesta",
mientras lloro,
pues estoy vivo.


MentesSueltas, mi homenaje a Facundo Cabral, caminante, filósofo de las cosas sencillas y decidor, persona que influyó decididamente en mi vida.
Agosto 2007

16 comentarios:

Blas dijo...

Hola Mentes...

Dolor compartido...

Pero es cuando vale eso de "nuestra obligación es ser felices"...

Te mando un abrazo

De cenizas dijo...

Una gran pérdida... pero...¿por qué?
Aunque lo maten, no matarán sus palabras.

un abrazo

Neogeminis dijo...

Gracias Facundo...y perdón, por la estupidez humana que tan bien comprendiste -y terminó matándote-

Un abrazo.
P.d
Dolor del feo, nunca tan ajustada la expresión...

Cassandra dijo...

Duele.
Aunque él nos haya enseñado que "No hay muerte, sólo hay mudanza". Donde esté seguro que estará disfrutando de todo y de todos.

Hermoso homenaje, comparto las lágrimas.

Un abrazo

La brisa de la noche dijo...

Lo que no entiendo es su muerte así...abrazos.

Común dijo...

Hola!!!
¿Por qué, porque???, no debería Dios permitir estas cosas, no lo puedo entender, gracias por tu post……..aquí es domingo de mañana y tomando unos mates amargo, vengo a compartir con vos algo único, las muñecas de palmeras Caranday….¿quieres conocer a Rosa??, te invito que des una vuelta por el blog y dejes tus huellas en el lugar.
Un abrazo de oso.

Nerim dijo...

Yo tampoco lo puedo entender. Es una gran perdida.

Un abrazo

La Zarzamora dijo...

Yo todavía no lo he asimilado ni lo he entendido.
Precioso homenaje le dedicaste, Mentes.
Un beso.

Be dijo...

Bello, bello homenaje!

Artistas y propulsores de la paz no deberían jamás sufrir semejante arrebato!

Anónimo dijo...

Te mudaste sorpresivamente y sin aviso, amigo.
Tal vez por eso nos duele tanto.
Digo amigo, debiendo decir maestro, sabio.
Seguramente, en la rueda de la vida volveremos a encontrarnos.
Gracias por lo sembrado, Facundo.

SHE dijo...

contigo siempre...

:)

DEDOS QUIETOS dijo...

"La muerte del nacido, es el nacimiento del muerto" Facundo Cabral.

¡VIVA FACUNDO CABRAL!

Frank Invernoz dijo...

Un gran dolor por semejante pérdida. Mataron a Ghandi, a Kennedy, a Luther King, etc.; ¿será casualidad?

Rembrandt dijo...

He disfrutado con tristeza (se puede? Sí, se puede), de tu hermoso homenaje a Facundo.

Amigo mío, cuando no encuentro explicación a las cosas, pienso en Dios y me siento más tranquila.

Besos, que estés muy bien.
REM

RECOMENZAR dijo...

Simplemente hoy no estoy deprimida solo distraida con la vida

Insanity dijo...

MenteS,un abrazo,y gracias por este post.