lunes, 6 de febrero de 2006

El vino

El mágico proceso del tiempo,
del sol y el frío de la noche andina.
Todo se resume en el momento inmortal,
de verter su contenido,
en nuestra copa interna de cristal.
Casi como el encanto del amor retenido y prohibido.

Ese misterioso proceso del fruto, del tiempo y el reposo,
del roble y el sudor,
de pronto estalla en color, aroma y sabor...

El vino, ese fiel compañero de alegrías y amarguras.
De éxitos y trampas. De noches y soledades.

El vino, el excitante elixir de los dioses,
de las musas,
de las sombras y los retrocesos a rincones oscuros...

Gracias vida por permitirme adentrarme en este sueño eterno, que algún día despertará en nuestras bocas, remembrando sabores de cuerpos y aromas vividos intensamente.

Aquí estoy brindando en la soledad de una bodega mendocina,

simplemente gracias,
por el surco de las vides
y los surcos de la vida.

MentesSueltas.

12 comentarios:

incondicional dijo...

Al leer tu post y la ventana con textos de Borges, me ha recordado este poema, te lo dedico ;-)


Soneto del vino

¿En qué reino, en qué siglo, bajo qué silenciosa
conjunción de los astros, en qué secreto día
que el mármol no ha salvado, surgió la valerosa
y singular idea de inventar la alegría?

Con otoños de oro la inventaron. El vino
fluye rojo a lo largo de las generaciones
como el río del tiempo y en el arduo camino
nos prodiga su música, su fuego y sus leones.

En la noche del júbilo o en la jornada adversa
exalta la alegría o mitiga el espanto
y el ditirambo nuevo que este día le canto

otrora lo cantaron el árabe y el persa.
Vino, enséñame el arte de ver mi propia historia
como si ésta ya fuera ceniza en la memoria

incondicional dijo...

Olvidé poner que es del Maestro Borges, imperdonable error, sorry

El Navegante dijo...

Mentes Sueltas:
sólo con disfrutar el poema que nuestra querida amiga, la porteñita Incondicional te ha traído del troesma, te darás cuenta que ya no estás brindando sólo.
Me uno yo también al mágico isnstante de la sinfonía del choque de los vasos de fino cristal,para brindar por esta alegoría de la sangre de la tierra que algún sabio artesano transformó alguna vez, vaya a saber uno hace cuántos siglos ya, en un elixir.
Salud por tu regreso, y brindo por un 2006 que en verdad recién comienza , al menos por estas latitudes que están de a poco desperezándose de su vacaciones de verano.
Pero no obstante que sea el mejor año apra todos nuesttos comunes amigos,y para los qeu aún no lo son por npo haber subido a un barco bohemio, no haber conocido el encanto de una españolísima porteña, o no haber escuchado al pintor de estrofas de Buenos Aires.
Salud !!!!!!!!!

chocoadicta dijo...

Te acompaño desde gran distancia en el brindis. Mi padre es un amante del vino y supongo que eso se hereda ;).
Un beso

mixtu dijo...

muy bien, me gusta el vino, produto de Baco.
saludos

MentesSueltas dijo...

Incondicional, muchas gracias por el poema del maestro. Es una exquisitez el tratamiento del tema del vino.
Excelente.
Un Abrazo.

Bohemia dijo...

Has visto la peli "Entre copas"???

AZUL dijo...

El vino no es mi bebida por elección primera, pero sin duda tu haces que lo disfrute a través de tus palabras!!

Mil bikos.

Meigo y Druida dijo...

Me alegro de tu vuelta y espero que tus vacaciones fuesen loque deseabas.
Precioso argumento.

El vino y el brindis, pocas cosas han unido tanto a la humanidad.

Contigo y por ellas,
alzo la copa
por ellas
por las vides y la vida.

Un abrazo

gota de tinta dijo...

asi es, el vino es como la gente, lleva en si los aromas, los recuerdos, el beso de la lluvia en las uvitas,la caricia de als manos que las palparon, y las recolectaron... historias

de vida, de muerte, de tiempo ciclico.

salud por eso!!!!

un beso!!!

gota de tinta dijo...

asi es, el vino es como la gente, lleva en si los aromas, los recuerdos, el beso de la lluvia en las uvitas,la caricia de als manos que las palparon, y las recolectaron... historias

de vida, de muerte, de tiempo ciclico.

salud por eso!!!!

un beso!!!

Kunuca dijo...

salud, y la proxima me invita.
besos.